Como ya bien sabemos,  por la oficina pasan un montón de personas, por lo que es conveniente que el puesto de trabajo esté siempre limpio e higiénico.
En la oficina es el lugar donde más tiempo pasamos, y por ello debemos ser limpios y ordenados
Lo más habitual, es contratar una empresa de mantenimiento.

Los puntos básicos a seguir a la hora de limpiar una oficina son:

-Organizar todas las tareas de limpieza

-Utilizar los procedimientos, maquinaria, productos y operarios adecuados

-Ademas debemos realizar una supervisión rigurosa de los resultados previstos

-Y por supuesto no debe faltar la prevención de plagas.

Las actividades que lleva a cabo la empresa también van a determinar las tareas a llevar a cabo para la limpieza de oficinas. Si, por ejemplo, se manipulan elementos químicos van a ser necesarias tareas más complejas.

Por supuesto los vidrios que puedan encontrarse en el interior de las instalaciones y fuera se deberían limpiar.
Ademas el mobiliario es una de las zonas que más se ensucia y en la que se debe poner especial cuidado en este tipo de servicio. El mobiliario coge polvo de manera natural con el paso del tiempo, pero, además, los trabajadores usan sus escritorios a diario